Semuc Champey, un paraíso en Lanquín

Por: Raisy Senois-

Los lugares recreativos naturales que existen en Guatemala se convierten en la mayor presentación de los recursos renovables en un país con belleza inigualable donde sitios como Semuc Champey son testigos de un ecosistema rico en biodiversidad, encantando a todos sus visitantes.
Semuc Champey se encuentra a 12 kilómetros del municipio de Lanquín, pertenece al departamento de Alta Verapaz; significa donde el rio se esconde bajo las rocas, cuenta con varias pozas naturales que les permiten la diversión a grandes y chicos.
Localizado en un bosque húmedo a 1,300 metros sobre el nivel del mar, es el hábitat de más de 100 tipos de aves, 34 mamíferos, anfibios, reptiles entre otras especies que viven en un ambiente apartado de la contaminación.
La flora en este lugar es impresionante, se estima que en el sitio hay más de 120 diferentes tipos de plantas, evitando la saturación de los suelos, por la antigüedad algunas raíces han tomado forma de manglares.
El viaje a Semuc Champey es una travesía grata, se aborda un bus en Cobán que llega hasta Lanquín y de ahí un vehículo de doble tracción al balneario, algunos deciden ir en su vehículo privado pero de no ser 4X4 existe la probabilidad que se quede averiado en el camino; sin embargo hermosos paisajes dan un adelanto de lo que se espera, a unos pocos kilómetros antes del balneario, el río Cahabón hace su primera aparición, luego un puente de madera muy antigua nos indica que hemos llegado.
El río Cahabón de color turquesa desciende desde las montañas de Cobán, su cauce peculiar, es uno de los tantos elementos naturales que embellecen el territorio, arrastrándose bajo las rocas, pero dejando a su paso maravillosas posas de color esmeralda con una vista asombrosa, que cautiva a los turistas europeos, de Estados Unidos y de cualquier país donde se haya observado, aunque sea en fotografía este afluente natural.
Semuc Champey también cuenta con un mirador de 700 msnm; donde se puede observar con facilidad todo el balneario, además el lugar posee varios riachuelos que desembocan en el lugar con cataratas de 40 pies de altura.
El encanto y la belleza de Semuc Champey lo hacen un destino obligatorio para todas las personas que desean escapar del ruido de la ciudad y tener un verdadero encuentro con la naturaleza; si usted lo visita de seguro no me dejará mentir al describir que Semuc Champey es un destino obligatorio en su próxima visita a Guatemala. (RS)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *