Los Chorros de Colón: ¡La cara amable de El Salvador!

Por: Raisy Senois

El Triángulo Norte integrado por Guatemala, El Salvador y Honduras, otorga múltiples ventajas para los habitantes del trifinio, siendo la principal poder movilizarse con el Documento de Identificación Personal (DPI), permitiendo a los enamorados del turismo centroamericano conocer los distintos destinos de la región, con atractivos lugares como Los Chorros de Colón, de gran belleza e invaluables recursos naturales.
Los Chorros de Colón, turicentro ubicado en el municipio de la Libertad, aproximadamente a dieciocho kilómetros de San Salvador; a menos de media hora en vehículo, tomando la ruta hacia Santa Ana, pero también puede hacerlo en transporte público abordando en el parque Bolívar en San Salvador, la ruta 79 que va hacia Lourdes, Colón. Es uno de los lugares turísticos más visitado del Pulgarcito de América, con doce manzanas de expansión, cuatro piscinas naturales, manglares y puestos de comida para degustar el arte culinario salvadoreño, obviamente sin faltar las deliciosas pupusas, también tiene un área conocida como el Jardín de los Poetas, permitiéndoles a los visitantes un momento de esparcimiento acompañados de la naturaleza, de un libro o del trinar de los pericos o torogoces que abundan entre la densa jungla de árboles frondosos y de mango.
Se abrió al público en 1952 inicialmente conocido como Aguas Calientes, pero la idea de considerarlo parque acuático es del poeta Raúl Contreras , considerado el Padre de los Turicentros salvadoreños; lamentablemente las secuelas del terremoto en el 2001 provocaron el cierre del balneario hasta su reapertura en el 2008 , constituyéndose en un oasis de frescura debido a lo caluroso del clima salvadoreño, Los Chorros de Colón es el lugar perfecto para darse un chapuzón y compartir con la familia, contribuyendo con las actividades comerciales que genera el balneario.
El lugar es un homenaje al descubridor de América, ¿Los Chorros? porque de la montaña y de las rocas gigantescas salen unos caños color turquesa, alimentados por nacimientos de agua, producto de las filtraciones del volcán El Salvador, que se encargan de llenar las piscinas, provocando con su ruido más armonía, destacando los caprichos de la naturaleza.
En la rivera de las pozas se encuentran peces pequeños como parte de su ecosistema, cuya cuenca se pierde entre la densa y variada vegetación, destacando el tobogán de 4 metros de altura y juegos acuáticos para deleite de los niños.
Los Chorros de Colón son uno de los pocos pulmones ecológicos que existen en el Salvador, un gran atractivo tanto para el turismo local como extranjero, como prueba en 1975, por primera vez en Centroamérica se realizó en este balneario el concurso de Miss Universo; hecho que atrajo la atención del mundo.
Tomando en consideración la hospitalidad de los ciudadanos salvadoreños, quienes con su trabajo demuestran la bondad de un pueblo que también desea dar a conocer noticias positivas, tener como carta de presentación su gente y sus recursos naturales que aportan a la biodiversidad del planeta, dejando atrás una secuela de conflictos para mostrar ¡la cara amable de El Salvador! (RS)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *