Antigua Guatemala entre olores y colores celebra Segundo Festival de Flores

 

Por: Raisy Senois

Antigua Guatemala celebró el Segundo Festival de Flores con exposiciones de diversos tipos que en macetas canastas o arreglos fueron colocadas en balcones, puertas, calles principales también en las aledañas con el objetivo de afianzar el nombre del País de la Eterna Primavera.
Al transitar por las calles de la ciudad colonial los colores y olores daban la bienvenida a sus visitantes tanto nacionales como extranjeros en un día mágico y emotivo
Se veía sonrisas por todas partes, como si toda la felicidad de Guatemala se reunió en ese lugar, es que las flores siempre regalarán algo tan especial y por ello los antigüeños se dedican en sus jardines personales a cultivar diversidad de flores y hojas multicolor.
Chatías, crisantemos, rosa príncipe negro, girasoles, orquídeas, pompas, bailarinas, hierberas y follajes diversos derrocharon alegría, dejando claro que Antigua Guatemala aparte de ser un lugar encantador también posee una flora que demuestra la riqueza de sus suelos y la ventaja de estar en un país de microclimas.
Andrea Contreras es la fundadora y organizadora de la actividad, quien con una sonrisa aseguró “este año participaron más calles y eso es bueno porque así damos a conocer la variedad de flores que existen en Antigua” además agregó que para participar el único requisito es gustarle las flores.

La floricultura es una actividad que requiere dedicación ya sea con fines de venta o simplemente por el hecho de disfrutar los colores y la armonía que causa dedicarle unas cuantas horas a plantas tan delicadas que irradian hermosura, Los antigüeños floriculturistas no lo pensaron dos veces decidiéndose a participar en una actividad donde se involucraron particulares, negocios de comida, asociaciones, o aficionados que dieron rienda suelta a su creatividad.
Otro de los atractivos fue un Mercury clásico estacionado en medio de la calle del Arco con todas sus piezas originales, pero por supuesto al frente con una decoración hecha con girasoles y follajes, convirtiéndose en un espectáculo gratuito para quienes conocen el valor de este auto; también la decoración de un Volkswagen tipo escarabajo, ambos eran el marco ideal para la fotografía del recuerdo.

Un cayuco de madera sobre la calle empedrada del arco decorado, llamaba poderosamente la atención de los transeúntes de diversas nacionalidades, las calles abarrotadas imposibilitaban encontrar parqueo, pero la sonrisa de niños y adultos era el sello característico en una actividad que salía de lo común.
El vestido de boda constituyó un llamativo más, pude observar un grupo de mujeres asiáticas felices posando para la cámara, adivinando en su mente la reconstrucción de este lindo momento. La expositora Marynelis comentó “nos llevó casi cinco horas la decoración, pero es agradable ver que los turistas disfrutan y comparten tomándose fotografías”
El evento reunió miles de personas de todas partes del mundo, pues Antigua es una ciudad cosmopolita donde los visitantes siempre se llevan una agradable impresión y se quedan con las ganas de repetir la experiencia donde la colonización española cobra vida con personajes ataviados de trajes de la época entre muros y ruinas, imprimiendo un toque de nostalgia, pero destacando la cultura milenaria con el marco impresionante del volcán de Agua (RS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *