Las playas de Placencia ¡bienvenidos al paraíso!

Por: Raisy Senois

 

Belice tiene aspectos particulares determinantes en su cultura e idiosincrasia; fue territorio guatemalteco luego pasó a ser colonia inglesa, sin embargo los negros que se asentaron en el lugar venían desde Jamaica a través del Golfo de Honduras donde hace frontera con Izabal y de ahí esos grupos se establecieron tanto en Livingston como en Belice, manteniendo costumbres jamaiquinas enraizadas en su estilo de vida; hasta que en 1992 Guatemala reconoce oficialmente la independencia de Belice, pero sin renunciar al reclamo que paradójicamente se discutirá en un referéndum, pero establece relaciones diplomáticas que facilitan el tránsito turístico y comerciales; sin ahondar en asuntos políticos-geográficos, debo reconocer a título personal, que, para el turismo guatemalteco haber cedido Belice, es algo que lamentarán por siempre porque el vecino país es todo un emporio por explotar en materia turística.
En décadas pasadas la principal actividad comercial era la pesca pero con el paso de tiempo ha cambiado aunque algunos ciudadanos continúan con esta, el turismo pasó a ser su principal fuente de ingreso, con actividades alternas como: trabajos en madera, artesanías de mar labradas en conchas y caracoles similares al marfil, vasijas de arcilla o estopa de coco pero todos con el fin de vendérselos a los miles de turistas que ingresan por la vía aérea o desde Guatemala, viajando por tierra se llega a Puerto Barrios, se toma una lancha que lo deja en Punta Gorda Belice, transportarse en bus hasta la Libertad es una experiencia fuera de lo común, a partir de ahí otra lancha que lo dejará en el lugar que hoy nos ocupa las playas de Placencia, cuyas olas susurran cadenciosas… ¡bienvenidos al paraíso!.
Playa Placencia en Belize es uno de los principales sitios turísticos, ubicado al sur de la nación caribeña permite el acceso por vía marítima, ofreciendo desde el primer instante sus diversas actividades culturales a grupos familiares, parejas o personas individuales que desean tener un espacio de relax y esparcimiento.
Playa Placencia es una península cuyas playas de arena blanca, clima tropical y aguas cristalinas se convierten en una excelente opción para quienes conocen la satisfacción que genera visitar diferentes lugares que permite ampliar horizontes a través de las fronteras.
Placencia pertenece al distrito de Stan Creek, sería mezquino negar que su estructura de madera denota antigüedad, amplia diversidad cultural de raíces afro-caribeñas, playas impresionantes y clima cálido, sin embargo Placencia es tan acogedor que enamora a propios y extraños.
Solo se necesita unas cuantas horas en Placencia para notar lo empoderado que están, donde a ritmo de regué y ritmos de percusión, con un inglés particular, los beliceños no buscan presumir su sangre española o francesa, prefieren exhibir su heroica estirpe negra demostrándolo con su estilo de vida peculiar, su variado menú con delicias culinarias:
Arroz con leche de coco, mariscos, ensaladas deliciosas, chuleta a la barbacoa, tortillas de harina blanca, bebidas hechas con frutas tropicales son parte de la gastronomía que se encuentran en comedores y restaurantes de Placencia, la comida es toda una delicadeza al paladar.
Otro aspecto son las distintas actividades recreativas desde el buceo, conocer diferentes anfibios, incluyendo cocodrilos, aves, paseos en lancha, manatíes, en fin una flora y fauna que se conserva intacta, como muestra que incluye especies en vías de extinción.
La limpieza de sus playas, el color turquesa de sus aguas y la amabilidad de sus habitantes hacen de Placencia una sucursal de Jamaica, que mantiene viva la imagen de Bob Marley con un regué moderado al moderno estilo de Glen Washington que invitan a degustar una margarita en la playa cosmopolita donde no existe la distancia y el tiempo se detiene…
Las playas de Placencia parecen balbucearte al oído… ¡bienvenidos al paraíso!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *