¡Una manera original de aprovechar la basura!

Raisy Senois: Periodista y escritora.-

La “Escuelita de Llantas”, como se conoce  al Centro Educativo Técnico Chixot, ubicado en San Juan Comalapa, fue construido a base de 500 toneladas de basura y más de 20,000 llantas utilizadas para su creación, con la participación de 5,000 voluntarios de 32 países, el  establecimiento posee 27 ambientes, variando desde aulas, oficinas, cisternas, sanitarios, área recreativa, una biblioteca y casas para los colaboradores.

El estadounidense  Matthew Albert Paneitz  quien lleva varios años en Guatemala, es el creador de la escuela hecha con material reciclable, comentó: “Le dimos valor a la basura hasta al punto que hace diez años los pinchazos nos regalaban las llantas que no podían reparar pero  hoy los establecimientos  mejor nos las venden” -dijo en su simpático español.

El plantel fue construido hace diez años con el propósito de ofrecerles una educación de calidad a los alumnos del sector pero también irles inculcando desde pequeños a que cuiden su ambiente, sobre todo en comunidades donde la vegetación es aliada y contribuye a mejorar  el estilo de vida de sus habitantes.

Todo el lugar es puro arte, los techos fueron creados con tejas hechas con botellas de plástico, la iluminación es natural, pero la más atractiva es la biblioteca donde  los materiales utilizados son coloridos simulando un sistema planetario.

El característico olor a barro está en todos los ambientes, debido a que las paredes y el piso, en vez de utilizarse cemento lo hacen con tierra, debidamente preparada, consistiendo en mojarla e irla machucando con los pies , esto lo hacen los voluntarios, luego se coloca el barro y  las llantas consistiendo en un trabajo práctico pero que requiere paciencia  ya que estas construcciones son creadas de manera circular para soportar los sismos que son frecuentes en el área.

En Comalapa el clima es frío, sin embargo los ambientes crean una especie de calor, permitiéndoles a los estudiantes poder estar en un sitio agradable, donde se imparten los niveles de pre-primaria, primaria y básicos.

Maestros y alumnos también se encargan del proceso de reciclaje, llevando basura de plástico, los desperdicios de las frutas también son utilizados como abono natural para la finca que se encuentra ubicada en el barrio Paxán, rodeada de árboles, un callejón es el acceso principal para llegar a la Escuelita de Llantas.

Esta es una iniciativa plausible digna de ser imitada, porque educa tanto a los padres como a los estudiantes a sacarle el mejor provecho a la basura, pero también a clasificarla.

En los últimos tiempos en América Latina se comenzó a implementar la cultura del reciclaje, sobre todo con la reutilización del plástico que es uno de los materiales más perdurables, se estima que tarda en descomponerse entre 100 a 1000 años. Afectando la vida marina, aves o cualquier otra especie víctima de la basura, incluyendo al ser humano que se ve afectado por el mal manejo de los desechos sólidos.

La mayoría de países latinos han prohibido el uso de bolsas plásticas en los supermercados, irónicamente a usted le venden una bolsa no plástica, pero el yogurt, el aceite, la mayonesa, la mantequilla, el ketchup, la envoltura de papel higiénico, del arroz, el frijol, y otros van en envases de plástico o derivados del poliuretano.

Creo que se debe crear conciencia sin hipocresía, reciclando, no eliminando un servicio que solo beneficia al establecimiento, el cual se ahorra en envoltorio causando incomodidad al cliente; este centro educativo es un ejemplo de cómo reutilizar los remanentes que nadie quiere y nos muestra ¡Una manera original de aprovechar la basura! (RS)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *