El Cerro del Niño un destino ecológico

Por: Raisy Senois

Pastores es un municipio del departamento de Sacatepéquez, con una reducida extensión territorial de apenas 19 kilómetros cuadrados, ubicado muy cercano de la cabecera departamental, se dice que su nombre de origen Cakchiquel  surge  con la llegada de los españoles, la frase heredada por los ancestros dice: “Vine a pastorear porque Don Pedro de Alvarado aquí tenía sus ovejas y nuestros indígenas eran los que cuidaban a estos animalitos”.

Pastores, identificada en su entrada principal por una bota gigantesca, es conocido por la fabricación de objetos hechos con cuero, múltiples artesanías labradas en ese material, pero destacan las botas que son muy codiciadas dentro y fuera del país, sobretodo, porque artistas y cantantes de la talla de Vicente Fernández y Los Tigres del Norte, encargan su calzado con anticipación, sin embargo en los últimos años turistas  nacionales y extranjeros visitan el lugar no solo con la finalidad en adquirir botas hechas con un material de primera, sino también para visitar el Cerro del Niño, un parque ecológico, donde la naturaleza hace una de sus mejores presentaciones.

El Cerro del Niño, es uno de los pequeños pulmones con los que cuenta la región central guatemalteca, rodeado de pinos y enclavado en  la cumbre de la montaña, permitiendo visualizar desde lo alto el entronque de la ruta  N14, sintiendo un clima fresco característico del lugar, aunque el sol haga su aparición, siempre destaca la frescura proporcionada por su frondosa vegetación.

Además cuenta con un vivero de plantas ornamentales, convirtiéndose en otro atractivo para los visitantes que en familia o con su pareja deciden pasar un momento agradable en un lugar ubicado a tan solo 34 kilómetros de la ciudad capital, ya sea para descansar en los cubículos construidos para el efecto o para disfrutar de un buen baño en las piscinas del lugar.

La buena administración se refleja en el cuidado del Cerro del Niño, donde la limpieza y el amor por la naturaleza es algo notorio desde que se sube la empinada cuesta que da acceso al precioso sitio, donde arboles de pino aromatizan, adornando de verde todo el lugar.

El Cerro del Niño, es un excelente lugar para compartir y cocinar churrascos, organizar todo tipo de reuniones, festejos socio-culturales, hasta seminarios o campamentos al aire libre, no se pierda la oportunidad de visitar un nuevo destino turístico familiar a bajo costo y a solo 7 kilómetros  de Antigua Guatemala, Monumento Colonial de América…(RS)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *