Convivir es la clave

Silvia Alaya; Licenciada en Comunicación Social con maestría en Comunicación Organizacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, experta en protocolo ceremonial, en comunicación institucional y relaciones publicas, actualmente trabaja en el Viceministerio del Deporte y Recreación.-

Convivir  es la clave

El ejercicio es fundamental para una vida plena, previene problemas de salud, aumenta la fuerza y la energía, puede ayudar a reducir el estrés.
Cuando encontramos la disciplina que nos complementa, debemos casarnos con ella, esta es una relación muy productiva, generosa con el cuerpo y el espíritu.
Como ya saben pertenezco a un grupo de corredores, somos #AmigosPorLasCarreras allí nos reunimos atletas de todas las edades, jóvenes, jóvenes adultos, adultos y adultos mayores y como en todas las familias compartimos más allá de nuestra principal actividad que es correr, siempre encontramos momentos para otras actividades, tal es el caso de que post entreno en Barrondo, ya es tradición tomar café con pan y los días especiales con pastel que prepara con mucho amor Alice, ella nos consciente con pastel sin motivo especial, no espera ni cumpleaños ni día festivo.
Cuando compartimos en el entreno, no solo corremos, el recorrido se convierte en una actividad diferente, están nuestros fotógrafos estrellas, que siempre atentos para capturar la mejor pose, y los demás que nada queremos, más que sonreír ante el lente, continuamos con los elites que encabezan la fila, siguiendo los pasos del entrenador, estamos quienes venimos a ritmo tranquilo disfrutando del entorno, acompañados de música, o simplemente dejando llevar el pensamiento con el viento, por ultimo vienen los relajados, tranquilamente ya sea por elección o porque alguna lesión así lo requiere, en cualquiera de estas situaciones encontramos dos puntos que no varían, el deseo de correr y el tiempo para compartir con los amigos, siempre hay espacio para platicar, sonreír, como una familia convivir.
Nada me llena de alegría como ver compañeros que pese a dificultades, de edad, de salud, laborales, económicas, familiares y hasta amorosas, se deciden por ir a correr, por cambiar pensamientos tristes por una dosis de sudor, ver como cada uno lleva diferente pena pero está allí corriendo, sonriendo, siendo solidario con los otros, eso indica que vamos por buen camino, algo estamos haciendo bien como grupo, como atletas pero lo más importante como amigos.
La convivencia en los recorridos es plena, pero la que disfrutamos después de cruzar la meta se ha convertido en una tradición, días normales solo nos vamos a la sede a comer y días especiales celebramos desde cumpleaños hasta baby showers, recién hicimos el primero y nos sentimos tan felices de compartir en otros aspectos de la vida de los integrantes de esta familia.
Disfrutamos del primer baby run, comida, pastel, globos, juegos, premios, mucha alegría, sonrisas y sin faltar las fotos hicieron de este evento un domingo muy especial para Aby y sus papás Mariela y Angel, nuestra intención era pasar un domingo alegre y entregar un recuerdo a Aby, sin embargo se convirtió en una fiesta alegrísima, todos participamos en diferentes juegos, disfrutamos del pastel que no solo fue para Aby y sus papás sino para los cumpleañeros del mes, y como valor agregado tuvimos invitados especiales que llegaron por primera vez.
¡Regalos! que lindos regalos recibió Aby, también vimos en la foto que posteriormente compartieron sus papitos, que recibió productos necesarios y muy útiles al final logramos el objetivo hacer felices a los papas y a la bebé, pero nada se comparó con el regalo de todo el equipo de amigos para ella, su primera medalla, una bebe gateando al frente indica que Aby es una corredora en potencia y que la esperamos con ansias para que en cuanto pueda nos acompañe desde un carruaje y luego con sus primero pasos.
Es así como la convivencia de cada domingo se mantiene sólida, estamos con los brazos abiertos para todos los que quieran acompañarnos, es fácil nuestra ubicación o estamos corriendo o estamos comiendo, de allí no pasan los domingos para #AmigosPorLasCarreras
Nos ha pasado de todo por comelones, una buena anécdota es la sucedida en un comedor de la zona 1, varios caminamos para llegar hasta el punto de reunión, otros pagaron taxi y al final se volvieron locos con el grupo tan grande que dejaron a varios sin desayunos, a otros les sirvieron menú equivocado, y fue una locura general, recuerdo que los sin desayuno recibieron pequeñas porciones de casi todos los que si recibieron al final no eran lo que querían pero con hambre no se quedaron, lección aprendida ya no regresemos a ese lugar, no al menos en grupo tan grande, porque los desayunos son muy buenos.
Y así tenemos repertorio de bonitas historias, la convivencia es la clave para sentirnos tan unidos, queridos y comprendidos en esta necesidad de correr, amor por cada recorrido, disfrute del dolor y sudor, la felicidad de recibir una medalla, por lo que la convivencia de los corredores no tiene precio.