Crónica de Homenaje a Los Cowboys en su visita a Guatemala

Rafael Hernández Cabrera, relacionista público miembro de CONFIARP (Confederación Interamericana de Relacionistas Públicos) escritor y periodista miembro de APG (Asociación de Periodistas de Guatemala) anfitrión del programa Mayafarándula, columnista y conferencista internacional.-

 

El reciente deceso de Silver King (Cesar Cuauhtémoc González  Barrón)  en Londres Inglaterra, por un paro cardíaco sobre el cuadrilátero cuando enfrentaba en mano a un mano al espectacular Juventud Guerrera, generando comentarios encontrados, nos hace recordar su visita a Guatemala en el año 1991 y 1992 como pareja de El Texano (Juan Aguilar Jáuregui) quien también se nos adelantó en el viaje sin retorno, el 16 de enero del 2006 víctima del cáncer, que lo alejó del deporte de sus amores.

Los Cowboys o “Los Efectivos” como también se les conocía se enfrentaron a la pareja insólita formada por Astro de Oro (técnico) y Skeletor (rudo) los cuales siendo grandes rivales hicieron causa común, surgiendo una enconada rivalidad que los llevó a una disputa donde los guatemaltecos salieron con la diestra en alto coronándose campeones mundiales de parejas en pelea sangrienta, en el Gimnasio Teodoro Palacios Flores, ante un lleno completo.

Posteriormente defendieron el campeonato ante retadores de mucho cartel como Los Villanos I y II, Scorpio Sr y Jr., Los Destructores Vulcano y Tony Arce, La Ola Blanca Dr. Wagner Jr. y Ángel Blanco Jr., Los Misioneros de la Muerte El Signo y Negro Navarro, y los Cowboys El Texano y Silver King que un año después en revancha recuperaron ante un lleno impresionante en el Gimnasio Teodoro Palacios Flores; en una pelea emotiva de principio a fin, quienes la vieron podrán confirmar que fue realmente una pelea de antología, dada la calidad de los contendientes, ninguno de las 2 parejas tenían nada que envidiarse, eran 4 grandes del encordado en pos de la victoria jugándose el todo por el todo, había que complacer al monstruo de las mil cabezas  que abarrotó la Catedral del Deporte.

La primera caída fue para Astro de Oro y Skeletor que apoyados por el público lograron acoplarse aplicando sendas ranas, la segunda caída fue para los mexicanos que combinaban sus maldades con llaveo espectacular como verdaderos maestros, niveladas las acciones entraron de lleno a la caída definitiva, todo indicaba que los favoritos retendrían por séptima vez los codiciados cinturones, pero en una inesperada acción El Texano y Silver King se impusieron  golpeando la rodilla lastimada de Astro de Oro con tal saña que el público enardecido estuvo a punto de linchar a los rudos mexicanos, , Silver King y El Texano protegidos por los auxiliares que también recibieron golpes de la afición se vieron obligados a huir hacia los vestidores, era como ver perder a su selección nacional, Astro de Oro se resintió de la rodilla operada y no volvió a luchar nunca más dejando para la posteridad el recuerdo de la pareja insólita como un hecho sin precedentes, los enemigos acérrimos Skeletor y Astro de Oro al final de su carrera hasta llegaron a ser compadres…

Hoy, más de un cuarto de siglo después, los mexicanos descansan en paz al igual que el promotor Jorge reyes Alonzo; los ídolos nacionales Astro de Oro y Skeletor gracias a Dios viven y disfrutan con sus respectivas familias, por ética no podemos mencionar sus nombres porque jamás perdieron la máscara y la incógnita sigue vigente por lo tanto hay que respetarla.

Nuestro reconocimiento por lo mucho que aportaron a la Lucha Libre en la época de oro, dejando su nombre grabado en letra dorada en los anales de la historia irrepetible, aunque muchos quisieran borrarla.

Y un llamado a las nuevas generaciones, hablar mal de los demás no engrandece a nadie, solo aleja al público de hueso colorado, el espectáculo debe continuar y los grandes que precedieron este deporte, también tuvieron antecesores manteniendo la línea de respeto y de admiración, con originalidad porque nunca segundas partes serán buenas. ¡No matemos a la gallina de los huevos de oro! (RHC)