Cuidemos cada centímetro de piel

Raisy Senois: Periodista y escritora, Licenciada en Comunicación Social, de la Universidad O&M de República Dominicana, maestría en Periodismo de Investigación, Corresponsal de Comentarios y Variedades, Radio HIJB de Santo Domingo, presentadora del programa de TV, Reflejos con Raisy Senois, Conferencista Internacional, directora de la revista Reflejos, actualmente promocionando su libro Psicosis en Panajachel.-

 

La piel es el órgano más grande del cuerpo  humano,  provocando estar más expuesta a las inclemencias del clima y bacterias  diseminadas en el ambiente, sin embargo en ocasiones las defensas  del organismo atacan  al sistema tegumentario encargada de proteger, sin importar raza, credo ni clase social; por ello la psoriasis es una enfermedad autoinmune, agresora de los  tejidos corporales sanos.

La psoriasis  es una enfermedad   que produce inflamación en la piel, causando picazón inaguantable, lesiones  escamosas con secuelas que trascienden la afección cutánea, llegando a  provocar en las/los  pacientes, desesperación,  al ver ciertas zonas del  cuerpo  laceradas, ante una sociedad  donde se calcula que entre el 2% y 3% de la población sufre de psoriasis.

A diferencia de otras enfermedades, el origen de la psoriasis es un tanto desconocido, sin embargo se ha demostrado que existen ciertos factores genéticos, ambientales, de género o edad,  ciertas medicinas, infecciones, piel reseca, fumar, también  altos niveles de estrés podría causar este tipo de  alteración epidérmica.

Es poco frecuente que la afección aparezca en niños, existen más probabilidades  en adultos  entre los  veinte y cincuenta años, sin embargo se ha diagnosticado niños con psoriasis  con la diferencia que en infantes las lesiones suelen ser más pequeñas y menos escamosas que en los mayores, en ocasiones la enfermedad se presenta  en menores de edad con síntomas leves y difíciles de diagnosticar, desaparecen pero al no tratarlas, pueden repetir en la adultez de manera permanente.

Los síntomas de la psoriasis son: manchas rojas cubiertas de escamas  blanquecinas, prurito o dolor en las placas  variando su tamaño desde milímetros  hasta zonas extensas del cuerpo; suelen aparecer en la cara,  codos, antebrazos,  espalda, palma de las manos,  rodillas, uñas y en las plantas de los pies. También podría aparecer en el cuero cabelludo, los genitales y dentro de la boca.

La psoriasis no es contagiosa pero provoca cierto alejamiento físico en quienes desconocen que se trata de una enfermedad autoinmune la cual ningún ser humano quisiera padecer, porque cada mañana se convierte en un reto, por ello quienes padecen esta afección aprenden a vivir dignamente, enfocándose en cómo cargar con la situación sin dañarse ni amargarse la existencia o la de su familia.

Si padece de psoriasis busque ayuda médica, únase a grupos donde con frecuencia se comparte información útil en este caso particular, préstele atención a todo lo que consume para ver las reacciones favorables y desfavorables en la membrana afectada.

La psoriasis puede desaparecer y volver aparecer por eso le recomiendo mantenerse al tanto de su piel sobrellevando una enfermedad que no tiene cura pero que si puede mejorar cuando le encuentre lo adecuado para cada tipo de badana.

Lo complicado de la psoriasis es que todavía no se ha encontrado una medicación exacta para combatir la enfermedad, algunos afectados antes de dormir colocan aceite de coco en todo el cuerpo, visitan con frecuencia la playa, evitan el tabaquismo, mantienen su cuerpo hidratado con cremas, toman agua de acuerdo a su peso y tamaño, evitan medicamentos o alimentos agresores para su cuerpo.

Si padece de psoriasis trate de no acomplejarse…viva la vida lo más normal posible, no descuide su higiene personal, mantenga siempre a mano el medicamento que mejor se adecua a su membrana y trate de no exponerse al sol más de lo necesario para evitar complicaciones mayores que podrían desencadenar en otras secuelas de mayor riesgo.