El suicidio

Raisy Senois: Licenciada en Comunicación Social, de la Universidad O&M de República Dominicana, maestría en periodismo de Investigación, corresponsal de Comentarios y Variedades, Radio HIJB de Santo Domingo, presentadora del programa de TV, Reflejos con Raisy Senois, conferencista Internacional, directora de la revista impresa Reflejos y de revista digital Reflejosnews “El Espejo de la Comunicación” escritora, actualmente promocionando su novela “Psicosis en Panajachel”.-

https://www.youtube.com/watch?v=Ly7Csw97dvA

Se ha vuelto costumbre leer o escuchar filosofar sobre la vida y sus bondades; desde la antigüedad existe una búsqueda sobre el concepto felicidad, procurando poder llevarlo a la práctica, sin embargo, en nuestro paso por la tierra, diversas situaciones marcan el camino a seguir, haciendo ver la existencia como una carga o una encrucijada, lo cual antagoniza con el término anterior.
A veces el equilibrio adecuado es difícil de encontrar, porque los medios venden una vida de Disneylandia donde la princesa o cenicienta finalmente permanece para siempre con el príncipe, como si bastara con besar a un sapo para convertirlo en un apuesto caballero, cuando la realidad es otra, al menos esto lo demuestra el diario acontecer de la existencia humana, la fantasía se queda corta ante la realidad.
Cuando la vida deja de cumplir con esas expectativas, se van creando alrededor una serie de problemas, los cuestionamientos sobre si realmente vale la pena continuar viviendo; la mente es lo más poderoso que posee cualquier individuo, en ella se van formando las decisiones, como resumen que el tiempo acumula en la imaginación de cada quien.
Los problemas surgen sin previo aviso, todos los días hay algo que solucionar, desde reparar el vehículo, obtener dinero para mantenerse, hacerle frente a una dolencia física, entre otras, sin embargo, a veces el cansancio emocional y la depresión tocan de manera profunda la vida de algunos personajes que deciden ponerle fin a su existencia.
El suicidio es cuando una persona se quita la vida provocado por una situación atenuante donde pareciera que no existe solución al problema que agobia, también puede ser producto de alguna enfermedad mental como la depresión, la esquizofrenia, el trastorno limite de la personalidad, bipolaridad o el uso excesivo de alguna sustancia adictiva.

Son impresionantes las estadísticas de suicidio en los diferentes estratos sociales , desde artistas , empresarios hasta el ciudadano que solo es conocido en su barrio han tomado el quitarse la vida como una solución; algunos no entienden como un multimillonario con la vida “resuelta” puede llegar a estos extremos, mientras que un pobre decide suicidarse porque le negaron su pensión, la realidad es como diría Ricardo Arjona “soy infeliz en mi mansión y usted en los arrabales”, sin importar quién sea perder el interés por la vida es una situación donde se debe tener cuidado para no caer.
Los métodos que utiliza un suicida varían de acuerdo al género, los hombres al ser más agresivos con frecuencia eligen armas contundentes tomando en consideración que portarlas ha pasado a ser algo tan normal como llevar una aspirina en el bolsillo y que los varones tienen más probabilidad de tomar la decisión que las mujeres.
Se estima que la causa número diez de muerte a nivel mundial es a consecuencia del suicidio, una situación que escandaliza debido a que, en películas, programas de TV y en las redes sociales se presenta como algo normal algunos con sus creencias y percepciones provocan la inmolación colectiva sobre todo en adolescentes que a su corta edad se encuentran en una etapa de formación de carácter y de identidad.
De manera consciente o no se ha idealizado la muerte, siempre lo desconocido causa curiosidad creando expectativas un tanto difíciles de creer cuando desde el lado de los vivientes se pueden realizar cosas maravillosas, desde empezar con la búsqueda de soluciones a esa situación que se convierten en un reto personal y hasta familiar.
Algunos suicidas dejan una carta a sus familiares, pero ese vacío no se puede llenar con unas cuántas letras, los allegados se deshacen en preguntas del porqué tomar esa decisión tan drástica, quienes han perdido algún ser querido bajo esta circunstancia sabrá que es situación que lacera de por vida desde hijos, padres y pareja sentimental.
Si estas atravesando por alguna situación de salud, económica o sentimental y el pensamiento de suicidarte ha comenzado a rondar tu cabeza, es tiempo de buscar ayuda profesional, no pensar que desaparecerá por arte de magia, también acercarse a un familiar y por más vergonzosa que parezca comentarle lo que está sucediendo a veces es más fácil buscar solución entre dos que solo uno.

También si empiezas a notar alguien cercano:
1- Constantemente se la pasa depresivo o desesperado
2- Habla sobre querer morirse
3- Empieza a regalar sus pertenencias
4- Dice que se va a matar/ en este punto hay que tener cuidado porque algunos familiares pueden pensar que es un manipulador o que tal vez este chantajeando, pero en esa llamadera de atención se le puede pasar la mano y cometer el acto.
5- Abandono de la higiene
6- Falta de apetito o perdida de interés por actividades que antes le emocionaban
7- Intento fallido de suicidio, es raro que un suicida no de alguna señal pero a veces la falta de observación o la incredulidad que pueda llegar a tanto se conviertan en enemigos para poder ayudar a ese ser querido.
Puede ser que en el momento todo parezca nublado, pero cuando se logra desenmarañar el asunto la perspectiva sobre la situación puede cambiar…
Siempre habrá una luz al final del túnel y por imposible que parezca saltar un obstáculo, puedes lograrlo si te lo propones, busca ayuda de un familiar, de un amigo, de tu pareja, pero sobre todo busca la ayuda y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. (Filipenses 4:7)