Festejando el Día Mundial de la Libertad de Prensa

Rafael Hernández Cabrera, relacionista público miembro de CONFIARP (Confederación Interamericana de Relacionistas Públicos) escritor y periodista miembro de APG (Asociación de Periodistas de Guatemala) anfitrión del programa Mayafarándula, columnista y conferencista internacional.-

 

Al meterme en el túnel del tiempo hago un alto en el año de 1993, cuando asumía la presidencia de USA Bill Clinton estableciendo el primer tratado de libre comercio, también aparecen supuestos fragmentos del cráneo de Adolf Hitler en un tintero del Archivo Estatal de Rusia, procedentes de sus restos calcinados y desenterrados por los rusos en Berlín, en 1945.

La ONU declaraba el año internacional de los pueblos indígenas del mundo, Checoslovaquia deja de existir tras 74 años de historia y se divide en dos nuevos Estados: República Checa y Eslovaquia; entra a circulación el nuevo peso mexicano equivalente a 1000 pesos anteriores en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari; Nelson Mandela recibe el premio Nobel de la Paz.; también otros acontecimientos cuya importancia se fue  diluyendo con el paso del tiempo a excepción del videojuego Mortal Kombat, que salió en el mes de diciembre revolucionando los regalos navideños del 93 en su momento un juego sanguinario que ante los actuales se volvió insignificante y el “Día Mundial de la Libertad de Prensa” proclamado por las Naciones Unidas, que hoy 3 de mayo conmemoramos la edición XXVI.

Los videojuegos se mantienen en el gusto de grandes y chicos, mientras la Libertad de Prensa es un privilegio que se va debilitando por la apatía de algunas  instituciones encargadas de velar por el cumplimiento de la resolución 48/432 de la ONU.

La Libertad de Prensa es un derecho universal, pero hay reglas que se deben respetar y que con la llegada de la tecnología, amenaza con volverse libertinaje, porque todo mundo sin conocer las más elementales normas (ni siquiera de ortografía) hacen mal uso de una herramienta que ahora es arma de doble filo, pudiendo difamar, calumniar o ridiculizar sin misericordia ni pudor a quien tenga ideas o creencias diferentes a las del agresor que se escuda en un  perfil falso.

No estoy contra la tecnología, porque bien utilizada es un instrumento informativo que compite con la velocidad de la luz; pero considero injusto que mientras un periodista que se prepara en la universidad para ejercer su profesión, dando la cara sin ocultarse bajo un pseudónimo, muchas veces es perseguido y torturado por defender su versión de los hechos; hay personas inescrupulosas que con lengua viperina  invaden las redes tomando el teclado como un arma para acabar con el enemigo amparado en el anonimato de una falsa personalidad.

No quiero salirme del tema, ni me refiero a nadie en especial (aunque al que le venga el guante, que se lo plante) para festejar este día quiero honrar la memoria de colegas que dejaron su vida al servicio de la profesión, para aquellos que como yo ya tenemos cinco décadas en los diferentes medios defendiendo la Libertad de Prensa y que quizá seamos una especie en vías de extinción y para los jóvenes que han decidido dejar la zona de confort para labrarse una carrera dentro de la profesión más linda del mundo: El Periodismo.

Hombres y mujeres que en el camino dejarán sangre sudor y lágrimas en pos de su objetivo, defender la Libre Emisión del Pensamiento, garantizada en el artículo 35 de nuestra constitución.

Que Él Creador les dé larga vida y los libre de la intolerancia de los políticos de frágil epidermis, de la censura de quienes no soportan que les digan la realidad y pretenden disfrazarla con verdades a medias o mentiras repetidas mil veces hasta  que se las crean los incautos

Que Dios les de entendimiento para discernir entre el bien y el mal, la mentira y la verdad, utilizando los diversos medios existentes y futuros, para difundir la información veraz y objetiva, ¡así siempre valdrá la pena festejar el Día Mundial de la Libertad de Prensa! (RHC)