La Depresión

Raisy Senois: Licenciada en Comunicación Social, de la Universidad O&M de República Dominicana, maestría en Periodismo de Investigación, corresponsal de Comentarios y Variedades, Radio HIJB de Santo Domingo, Productora y Presentadora del programa de TV, Medicina y algo más, Conferencista Internacional, Directora de la Revista impresa Reflejos y de Revista Digital Reflejosnews “El Espejo de la Comunicación”.

La Depresión

Todo ser humano pasa por etapas difíciles y común es para muchas personas el sentirse solos (aún rodeados de personas) concebir en la mente que la vida a perdido su sentido y por ende el deseo de vivir disminuye conforme van pasando los días.
La inconformidad es una característica que ataca con mucho frecuencia a los individuos (claro está que en algunos más que otros), hasta el punto que la frase “incontentable por naturaleza “se convierte en habitual.
La depresión es un trastorno mental, que refleja el estado de ánimo caracterizado por tristeza, ansiedad, sentimiento de soledad y en casos extremos por el suicidio. Todo depende en qué etapa se encuentre la persona depresiva.

La misma posee dos tiempos: permanente o transitoria. En la fase inicial el individuo se deprime y luego ese estado pasa a ser permanente; de no buscar ayuda profesional.
La gente se deprime por diferentes situaciones, entre ellas están los factores desencadenantes como son: el abandono de la pareja, problemas económicos, desempleo, enfermedades, perdida de un ser querido, ser testigo de homicidio, violación y una determinante es la predisposición genética.
El ser humano tiende a detenerse en la vida por lo que perdió o no logró; cuando lo saludable es pensar en los éxitos alcanzados y seguir luchando por los demás que están en proceso de obtenerse.

Si te enfrascas en circunstancias; lo más probable es que termines deprimiéndote, si tiendes a compararte con los demás se agrava la situación, tal vez para determinada persona su éxito o lo que le daba sentido a la vida era conseguir una pareja y tener hijos para otra es obtener un buen empleo, sin embargo una no hace a la otra menos exitosa, sino que son ángulos diferentes de ver la vida y soñar con otras expectativas.
Hay que replantearse la vida, visualizar el futuro y enfocarse, por un lado dejar de ser conformista y por el otro desechar la queja; lo que piensas eso te sucederá no por ninguna ley de atracción sino que la Biblia dice “que el hombre es tal su pensamiento” dejando ver que como piensas actúas porque antes de cualquier acción se antepone el pensamiento.
La depresión siempre tocara la vida de los seres humanos pero de cada individuo depende el darle o no cabida en su mente.

Visualiza tu vida como las estaciones del año; aprende a sacar provecho de cada situación, la existencia no es lineal; tampoco es solo blanca o negra sino que tiene muchos colores y cada uno llega para hacernos entender que nada es para siempre, que existen altos y bajos , alegría y llanto pero sobretodo que más adelante siempre vendrán tiempos mejores y mientras se está vivo hay esperanza para aquellos que se deciden a luchar y en vez de acostarse a deprimirse o decidir terminar con la vida, saber que existe una nueva oportunidad, dando la bienvenida al cambio que por supuesto comienza con el pensamiento .

Por lo tanto, si estas depresivo tengo para decirte que la vida es lo más valioso y en vez de desmoralizarte porque has tocado fondo, levántate y haz como las águilas que cuando sus plumas y pico están viejos se remontan a lo más alto de la montaña, rompen su pico chocándolo con las rocas, se quitan las plumas, se colocan lo más cercanas al sol para bajar de las alturas renovadas, con nuevas fuerzas y listas para la cacería pero ellas entienden que con ese pico no pueden cazar y que con esas plumas maltratadas por el tiempo son presas de los cazadores ; así que decídete a cambiar sin importar lo doloroso que sea.
Las águilas cambian su pico y su plumaje y tú ¿qué debes cambiar? (RS)