La ola rosa aportando a la lucha contra el cáncer de mama…

Silvia Alaya; Licenciada en Comunicación Social con maestría en Comunicación Organizacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, experta en protocolo ceremonial, en comunicación institucional y relaciones públicas, actualmente trabaja en el Viceministerio del Deporte y Recreación.-

Cada año se celebra la “carrera, caminata Avon” y el color que predomina es el rosado, es agradable ver a muchos corredores con la playera de ese color, sin prejuicios sino al contrario, orgullosos de aportar a la causa.

Este año el lema fue  “Cada Paso Es Por Ti” interesante ver la participación femenina empoderada en un tema que es tabú para algunos, es constante escuchar desde la expo que es un día antes, consejos de auto-evaluación de las mamas.

La Carrera Caminata Avon Contra el Cáncer de Mama, hace honra a las guerreras que perdieron ante este silencioso enemigo y se aprovecha para compartir sonrisas y abrazos con los vencedores del mal, que son ejemplo de lucha.

Es una actividad familiar, y se ve la presencia de niños, abuelitos, mascotas y los corredores que cada domingo realizan esta actividad física con esmero y dedicación, por la variedad de participantes hacen un recorrido de 5 kilómetros y uno de 10 ambos se fusionan en el obelisco y avenida reforma.

La ola rosa desplazándose en esta parte de la ciudad de Guatemala, los atletas elites no pueden faltar, y la campeona Heidy Villegas con un tiempo en 38:16 recorrió los 10 kilómetros, para repetir la hazaña del año pasado.

Esta actividad se realiza con el objetivo de que miles de guatemaltecos puedan unirse a la lucha contra el cáncer de mama y es interesante ver como desde niños sensibilizan a sus hijos sobre el tema, durante el recorrido se puede ver a bebes en carruajes y otros en sus primeros pasos portando distintivos de la carrera, brindando con esta actividad un homenaje a todas esas mujeres valientes que luchan día a día contra el cáncer de mama, demostrando que sí se puede salir adelante, siempre y cuando la familia y amigos se mantengan unidos.

Felicidades a todos los participantes porque aparte de correr aportaron a la causa ya que parte de lo recaudado con las inscripciones será donado a la lucha contra el cáncer de mama, queda demostrado que los atletas tenemos buen corazón y no solo nos ejercitamos el cuerpo sino también el alma.

Al finalizar el recorrido la fiesta se centra en el obelisco donde a parte de la medalla, recibimos una bolsa con regalos de la casa organizadora, recibimos también extras de los patrocinadores, lo más útil este año fue la toalla de manos que nos regaló una empresa bancaria, y así fue como todos van formando su grupo compartiendo la experiencia vivida durante el recorrido, nos hidratamos, tomamos las respectivas fotos y nos marchamos con la satisfacción de apoyar moralmente a algunas personas afectadas con este mal.

Sera entonces hasta el otro año cuando recorramos la 20ª edición de esta carrera, mientras tanto nos seguimos viendo en ruta.