Lleno a reventar provoca Leonel Fernández en República Dominicana

Rafael Hernández Cabrera, relacionista público miembro de CONFIARP (Confederación Interamericana de Relacionistas Públicos) escritor y periodista miembro de APG (Asociación de Periodistas de Guatemala) anfitrión del programa Mayafarándula, columnista y conferencista internacional.-

 

El estadio de beisbol más grande del caribe es el Latinoamericano ubicado en La Habana Cuba, con un aforo  de 55,000 personas;  pero el segundo en ese orden es el Olímpico Félix Sánchez  de República Dominicana con capacidad para albergar a 35,000 aficionados cómodamente sentados, pero para presentación de espectáculos se estila ocupar también el área de juego por lo que se puede casi duplicar la capacidad.

En 2010 el grupo batachero dominicano  “Aventura” de la mano de su voz líder Anthony Romeo abarrotaron  el estadio Olímpico pero no hay un registro exacto de asistentes sin embargo por la aglomeración de personas hubo muchas jovencitas desmayadas por el calor y los organizadores mojaron con mangueras para refrescar al público.

El 15 de diciembre del 2012 Romeo Santos (ya como solista  y sin el Anthony) impuso un record de asistencia de 56,000, ignoro si se tiene un control de asistencia ayer en la convocatoria de Leonel Fernández, pero a ojo de buen cubero ese récord podría haberse hecho añicos…

No soy  dado a inmiscuirme en la política ajena, pero considero a República Dominicana como mi segunda patria de tal manera que puedo externar mi opinión imparcial.

¡Creo que despertó el gigante! Un hecho sin precedentes que podría ser una muestra de civismo para América Latina, pues el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) previo a su elección interna, hace un llamado a respetar la Constitución a preservar la democracia y a la seguridad ciudadana en los 158 municipios del país.

Leonel Fernández es un político de carrera, con simpatizantes y detractores como todo personaje público, sucedió a Joaquín Balaguer  en 1996, ha ostentado la banda presidencial de la Isla Sagrada en 3 oportunidades y a sus 65 años de edad considera poder aportar su experiencia en beneficio de su nación, como lo expuso en la parte medular de su discurso “Durante estos recorridos he descubierto la nobleza de nuestro pueblo, su bondad, su inmensa sabiduría, su profundo sentimiento patriótico y como resultado de esto, hoy más que nunca me siento honrado de ser dominicano, de ser hijo de la patria de Duarte, Sánchez, Mella, Luperón y Juan Bosch.”

Leonel, cumplió con la tarea  que se autoimpuso de recolectar 2 millones de firmas un hecho sin parangón en Centroamérica y el Caribe, entre sus invitados especiales había representantes de otros partidos políticos dominicanos (prometo no decir nombres) y destacan los ex presidentes Ernesto Samper de Colombia y Manuel Zelaya de Honduras , fue avalada por cientos de abogados que se trasladaron en autobuses desde las diversas provincias y municipios en todo el país donde el FAL tiene presencia con la finalidad de sellar con broche de oro el más grande evento político en República Dominicana”. Expresó el Lic. Cesar Alcántara.

Lo ocurrido ayer en el Estadio Olímpico Félix Sánchez, no es más que un preludio de lo que puede suceder en mayo del 2020,  ¡E´Pal Veinte que Vamos!  Era el coro del estadio completo, el monstruo de las mil cabezas despertó…

Las elecciones del 2020 ya están ganadas afirma Leonel Fernández, argumentando  “Nunca nadie se sintió excluido de nuestro gobierno por el hecho de que fuese parte del apoyo a otro compañero dirigente de nuestra organización, hace muchos años un gran filósofo español George Santayana exclamó: Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla” y agregó: Y esto así compañeros y compañeras, porque la historia no es solo la narrativa de lo que ya pasó, sino también el aviso de lo que ha de venir” concluyo

¡La suerte está echada! Y yo desde Reflejos, estaré expectante porque en un año todo puede suceder, pero acostumbrado a  ver llenos escandalosos en instalaciones deportivas o faranduleras, no deja de sorprender que un acto político pueda competir y hasta superar los récord establecidos…(RHC)