Los Runners desde El Salvador a Guatemala

Silvia Alaya; Licenciada en Comunicación Social con maestría en Comunicación Organizacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, experta en protocolo ceremonial, en comunicación institucional y relaciones públicas, actualmente trabaja en el Viceministerio del Deporte y Recreación.-

Después de un receso regreso a compartir como siempre las historias que la población atlética vivimos cada domingo.

Han pasado varios eventos relevantes para el atletismo y no solo guatemalteco, inicio contándoles que un grupo de corredores nos fuimos a la hermana república de El Salvador a disfrutar de la 21K de la ciudad hermana centroamericana.

Aprovechamos el viaje para conocer un lugar muy bonito e interesante de este país vecino se llama Café Albania, (Carretera a ataco, Apaneca, esta es la ubicación) ofrece un laberinto hermoso de ciprés, con un clima agradable por la naturaleza, entre otras cosas como servicio de cafetería y canopy.

Ya en San Salvador, el clima altamente veraniego nos afecta pero ninguno se queda atrás, con una variante en el recorrido, por el terreno empinado, pero corrimos como en casa, ubicados imaginariamente en la zona costera.

¡Fuera del país todos somos Guatemala! la mayoría portaba  bandera nacional de varios países, cada corredor orgulloso de su tierra, la cultura runner se identifica por hacer más relevante la participación que la competencia y más estando lejos de casa, es mucho más emotivo, ver pasar a los élites, yo en lo personal disfruto mi ritmo, al igual que amigos y conocidos también (al final es el único objetivo) a diferencia de los atletas destacados que van por el sueño de lograr podio

La amabilidad, una característica centroamericana, todos los anfitriones se esmeran porque los extranjeros tengamos una agradable estadía; como ya es costumbre de la expo al hotel y a la Pasta Party, cenar pasta y disfrutar de una charla motivadora es el preámbulo a la fiesta atlética, este año el deportista invitado, Emmanuel Kipruto, corredor de Kenia, quien fue a establecer nuevo récord en esta media maratón finalizando los 21 kilómetros en 1:13:07.

Después de obtener la meta, buscamos donde desayunar ¡imposible no comer pupusas salvadoreñas!, para despues iniciar el viaje de vuelta porque siguiente día, nos espera nuestra vida laboral.

Ahora bien evento nacional más relevante fue la 21K de la ciudad, celebrado justo 4 semanas después de la, de El Salvador; esta fiesta es la una de las más esperada por todos los atletas a nivel nacional, recibimos a corredores departamentales y mucha población extranjera, durante el trayecto se observan banderas de varios países, estos 21 kilómetros que parecieran de lo más fácil, se atreven a decir que son planos pero es un terreno engañoso, al final disfrutamos cada kilómetro.

zancada a zancada, la estampida humana sale de la municipalidad capitalina, sobre la séptima avenida hasta la calle Martí, coronamos el hipódromo, avenida Simeón cañas, zona 2, no cabe un corredor más, siguiendo el recorrido entramos a zona 1 sobre la sexta avenida hasta llegar al a zona 4 donde subimos buscando el inicio de la avenida reforma, para llegar a dar vuelta hasta el monumento del Papa en zona 13, de regreso buscamos la reforma hasta la cámara de comercio, donde de nuevo buscamos la séptima avenida y terminamos en la municipalidad capitalina, fenómeno interesante, casi 16, mil corredores.

Así es como cada año disfrutamos de estos eventos grandes, sin embargo cada domingo es una nueva aventura y cada reto con posibilidades de mejorar  y ser felices corriendo que es lo que nos encanta. ¡Si eres runner no te cansaste con esta lectura!…