¡Los runners tenemos un corazón de acero!

Silvia Alaya; Licenciada en Comunicación Social con maestría en Comunicación Organizacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, experta en protocolo ceremonial, en comunicación institucional y relaciones públicas, actualmente trabaja en el Viceministerio del Deporte y Recreación.-

 

El “cáncer” no tiene privilegios y a todos nos puede atacar, tal es el caso de nuestra compañera Vanessa Sagastume –Vane-, pero con lo que no contaba ese mal es que los runners somos unidos, correr nos mantiene saludables, sobre todo del corazón, que se emociona, que ama y busca siempre el bienestar de nuestros seres queridos.

Vane ha superado varias etapas, ahora es el momento oportuno para apoyarla,  el equipo de corredores “Yo protejo mi comunidad” donde ella participa con el equipo “Amigos por las carreras” coordinaron un entreno que se convirtió en carrera el pasado domingo, donde aparecieron los aportes como un desayuno después de correr, varios regalos para premiar, y trofeos para los primeros lugares, todo bajo el slogan ¡Estamos contigo Vane! iniciamos los preparativos hasta llegar al evento que fue todo un éxito.

La emoción de aportar un granito para Vane nos motivaba, lo que nos hizo felices fue ver la respuesta de la comunidad runner, por mencionar a los equipos Bisbi Runners, Voces del Rock, Rugido Runner, Runners 18 (Muchas Gracias, Carlitos Cu) y varios más, un aproximado de 200 personas se hicieron presentes, cinco rifas con total aceptación y aquella energía que contagiaba, esperamos Vane sintiera la misma emoción, todos listos tras el calentamiento arrancamos a unas subiditas fuertes y al regreso abrazarnos doblemente felices por correr y por ayudar.

Esta premiación fue muy efusiva, a algunos se nos rodaron las lágrimas y por supuesto se festejó a la ganadora absoluta Vane quien recibió un premio que en la plaqueta decía: Eres una Campeona Vane.

Sabemos perfectamente que esto solo fue un granito, pero Vane sintió el respaldo de todos los corredores que la queremos y apoyamos, lo recaudado en totalidad fue entregado ese mismo día a Vane como símbolo de amistad y la prueba de que los runners tenemos un buen corazón.

Nos despedimos de Vane con la certeza de que saldrá adelante en esta última faceta que aunque parezca difícil no la vencerá porque a los runners de corazón ¡nada nos detiene!

Aprovecho para felicitar a todos lo que apoyaron a la distancia aportando desinteresadamente, a quienes dijeron presente colaborando de la mejor manera con sus manos y tiempo, a los que oraron para que todo saliera bien, y para todos los que de cualquier manera por mínima que les parezca estuvieron y están con ella en los momentos difíciles, porque con estas acciones es que le demostramos que los runners tenemos un corazón de acero…