Más que una conmemoración ¡una lección de seguridad!

Raisy Senois: Periodista y escritora, Licenciada en Comunicación Social, de la Universidad O&M de República Dominicana, maestría en Periodismo de Investigación, Corresponsal de Comentarios y Variedades, Radio HIJB de Santo Domingo, presentadora del programa de TV, Reflejos con Raisy Senois,, Conferencista Internacional, directora de la revista Reflejos, actualmente promocionando su libro Psicosis en Panajachel.-

 

A 18 años del más cruel atentado terrorista de la historia, la zona cero como todos los años se convirtió en el lugar más visitado de USA en esta época, mientras las secuelas son cada vez más notorias en las inspecciones de seguridad en puertos y aeropuertos, como medida preventiva, algo así como “Cerrar el corral cuando ya se han robado el ganado”…

Aunque en los últimos años se ha visto el sufrimiento de personas relacionadas con la tragedia, como bomberos, policías, socorristas y hasta curiosos que inhalaron las toxinas dispersas por la explosión con problemas de salud por haberse expuesto a los escombros y partículas dispersas en el aire de la zona afectada y sus alrededores, agotando el fondo de compensación de  $50, 000,000 de dólares en más de 51,000 personas afectadas o familiares de los fallecidos.

Mientras que en el Pentágono, con el mismo motivo el presidente Donald Trump participará en la conmemoración de los cerca de 3,000 personas fallecidas cuando los aviones secuestrados chocaron contra Las Torres Gemelas y el Pentágono, en ambos lugares se leerán los nombres de todos los fallecidos en voz alta y en  el momento exacto del choque y las torres se desploman se efectúa el toque de campanas seguidas por momentos de silencio…

Aunque el líder del movimiento Al Qaeda Osama Bin Laden, se convirtió en uno de los 10 hombres más buscados por el FBI, el 1 de mayo del 2011 el presidente Obama  se dirigió a la nación para informar de su muerte en una operación de un pequeño grupo con ayuda del gobierno Pakistaní, cerrando ese episodio tan repudiable.

A 18 años de ese sanguinario suceso y a 8 años de que según los ritos islámicos Bin Laden fuera sepultado en el mar, el recuento de los daños arroja que en el World Trade Center, en el bajo Manhattan 2,753 personas murieron cuando los vuelos secuestrados, el 11 de American Airlines y el 175 de United Airlines fueron estrellados intencionalmente en las torres norte y sur; mientras en el Pentágono en Washington 184 personas murieron al estrellar contra el edificio el  vuelo 77 de American Airlines.

Al mes de julio del corriente solo 1,644 el 60% de las víctimas ha sido identificado y solo nos queda como lección que ninguna nación por grande que sea, es invulnerable, por lo tanto: Más que una conmemoración es ¡una lección de seguridad!…