¿Podría evitarse un infarto?

Raisy Senois: Escritora, Licenciada en Comunicación Social, de la Universidad O&M de República Dominicana, maestría en periodismo de Investigación, corresponsal de Comentarios y Variedades, Radio HIJB de Santo Domingo, presentadora del programa de TV, Reflejos con Raisy Senois, conferencista Internacional, directora de Reflejos y de revista digital Reflejosnews “El Espejo de la Comunicación” actualmente promocionando su novela “Psicosis en Panajachel”.-

¿Podría evitarse un infarto?

Las estadísticas no mienten, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud 17,5 millones de personas murieron por problemas cardiovasculares, estableciendo que el 80 por ciento de los infartos al miocardio detectados en la fase inicial son menos letales, pero el problema es la poca cultura previsora entre la población afectada.

El corazón es el órgano encargado de bombear y distribuir la sangre a los diferentes miembros que forman el cuerpo humano, sin embargo, su adecuado funcionamiento afectado por múltiples factores, puede provocar un infarto al miocardio, que se produce cuando una parte deja de recibir la oxigenación adecuada, por una obstrucción en una arteria coronaria.

Cada día se agregan campañas de salud motivando a mujeres y hombres para que se realicen una mamografía, lo cual es loable; lamentablemente esto no sucede con el corazón, también se debería educar a las personas e incentivarlas para que en determinado tiempo se efectúen un electrocardiograma y saber cómo anda funcionando el epicentro de nuestro organismo, porque una detección a tiempo minimiza los riesgos en cualquier individuo sin importar la edad ni abolengo.

El estilo de vida, los hábitos y algunas enfermedades van de la mano con esta afección cardiaca, se ha comprobado que padecer de diabetes, hipertensión, colesterol alto, estrés, uso de drogas, fumar, no realizar ejercicio al menos 30 minutos diario, una alimentación inadecuada, ingesta excesiva de sal, no consumir frutas y vegetales aumentan considerablemente los riesgos de provocarle un daño directo o indirecto al órgano rector de nuestro cuerpo.
Un ataque al miocardio presenta señales previas al embate, estar al tanto y conocer las indicaciones a seguir, puede salvar la vida del afectado; si siente un dolor agudo en el tórax (se encuentra ubicado entre el cuello y el abdomen) , sudoración excesiva, falta de oxígeno, dificultad para respirar, cambio en la tonalidad de la piel, mareo, en algunos casos náuseas, vómitos y perdida de la conciencia, no dude ni un instante en llamar a emergencias o notificarle la situación a una persona que este físicamente cercana a usted para que de inmediato lo lleve al centro asistencial de salud más cercano.

En la mayoría de los casos un infarto es letal porque se ignoran los síntomas o no se toman precauciones, aun padeciendo uno o más factores de riesgo; es recomendable especialmente entre diabéticos e hipertensos, seguir las instrucciones de su médico al pie de la letra, para evitar sorpresas desagradables en la región del miocardio.
Salir del sedentarismo, evitar adicción a todo tipo de drogas, alcohol en exceso o tabaco, es otra medida recomendable para la prevención; pero cuando ya se tiene encima lo más prudente es actuar al detectar la primera sintomatología, sin la menor demora.
No deje para mañana lo que puede hacer hoy, trate de cambiar sus hábitos dudosos por costumbres sanas y no se arrepentirá, un poco de tiempo puede hacer la diferencia… pues más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto
El corazón no solo bombea la sangre, sino que también aloja los sentimientos y emociones, por ello en Proverbios 4:23 se hace esta tremenda recomendación: Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.