Primera Maratón certificada

 

Silvia Alaya; Licenciada en Comunicación Social con maestría en Comunicación Organizacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, experta en protocolo ceremonial, en comunicación institucional y relaciones públicas, actualmente trabaja en el Viceministerio del Deporte y Recreación.-

“Por primera vez en la historia del atletismo nacional se contará con una maratón oficial y certificada por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo por sus siglas en inglés, IAAF, se trata de La Maratón de Guatemala.”

Esta certificación se otorga al momento que un evento cumple con los requisitos con un recorrido homologado internacionalmente de 42.2 kilómetros. También contará con los puntos de abastecimiento y jueces necesarios.

Los atletas tendrán la oportunidad de registrar tiempos válidos para participar en otras competencias importantes como por ejemplo, la Maratón de Chicago. Además, atletas de alto rendimiento podrán optar por entrar en el ranking del área o mundial; con un costo elevado para muchos compañeros que desajustaron sus ahorros, Q275.00 por número, que incluye medalla, playera, hidratación, todo lo que como corredores buscamos.

Irónicamente se realizó en Escuintla el domingo 24 de febrero con una participación menor a la esperada, aproximadamente 400 competidores inscritos oficialmente, llamaba la atención que fuera la Maratón de Guatemala y se realizaría en un departamento, no en la ciudad capital, pudo haberse llamado “La Maratón del Sur”, el recorrido es el mismo de una carrera conocido como la Ultra del Pacífico donde se recorren 50 kilómetros.

Para los matemáticos el total ya se dibujó en su mente la fuerte cantidad de plata recolectada.  La primera sorpresa fue que la playera fue de las más sencillas, la medalla por el mismo orden, pero eso al final no es  relevante para lo que se  desarrolló durante la actividad y no digamos la premiación.

Correr 42 kilómetros en cualquier terreno es desgastante, los puntos de hidratación son claves y para distancias tan largas es fundamental, era prohibido llevar coleros (así le llamamos a los carros de soporte en cualquier ámbito) no sé si estaba en el reglamento pero si es así muy mala decisión.

Si un corredor elite se hace dos horas promedio, los corredores amateur como yo, nos tardamos más de 4 horas en Escuintla ha de ser fuertísimo el cansancio que provoca el clima, la carretera, el smog, el ruido del transporte pesado… en fin el desgaste fue mucho más fuerte.

Es un craso error que algunos corredores ya inscritos no estén de acuerdo por la desinformación previa, esto ya deja mucho que pensar puesto que si no estoy de acuerdo y ya estoy inscrito ¿qué puedo hacer? ¡Solo recibir de vuelta mi dinero!, ¿qué hacer con la ilusión de participar en la primera maratón certificada?; mejor asisto así sería el pensamiento de los corredores promedio, pero que pasa con los corredores elites, les colocaron marcas, tarde pero reglamentadas, fuera del alcance de un corredor guatemalteco, (No es imposible), pero bastante difícil por el trabajo que requiere, desde la disciplina hasta el acompañamiento de profesionales, entrenadores, nutricionistas, fisioterapistas, etc.

Por lo que he visto no hubo participación de élites internacionales, la marca no les interesaba, asumo ya la tienen para participaciones en las grandes maratones mundiales, los élites que participaron tenían el deseo de ser certificados pocos de ellos tienen las condiciones inmediatas de participar a tan grandes eventos, de querer todos lo hubiesen logrado con apoyo, de eso no cabe duda, pero colocar marcas tan altas está fuera de lugar.

Me pareció inusual no premiar con efectivo, a los ganadores porque si bien marca no tuvieron, desempeño al máximo si, para una mujer correr 42 kilómetros en un tiempo de 3:14:27 (Primer lugar de mujeres) ese tiempo merecía un reconocimiento sin embargo por lo que indica el reglamento no fue posible; no es el interés en el efectivo sino la compensación a un esfuerzo, desempeño, desgaste, entrega mental y física, meses de preparación, esfuerzos para hidratarse y comer  correctamente.

Por ser una actividad deportiva sin fines de lucro si se debió premiar, hubieron participantes que venían de otros departamentos por ejemplo Cobán (en total son 276.4 kilómetros de distancia) era también como compensar a todos los participantes por las faltas que se cometieron al incumplir parte de lo ofrecido, como más puntos de hidratación, protección durante el recorrido, en fin queda dentro de los criterios de la organización que dar a quienes hicieron posible el evento y queda al criterio de los deportistas apoyar o no una siguiente maratón certificada.

Quedo con un sabor dulce-amargo la primera maratón de Guatemala, sin embargo fue la primera, si dentro de sus posibilidades esta mejorar todos los fallos podría ser que se espere el otro año, pero sino, en lo personal no le veo mucho apoyo al evento, pero los corredores somos así de locos con este deporte que no dudo algunos repitan y otros pese a estos puntos negativos desafiemos el reto.