Resultados preliminares de unas elecciones atípicas en Guatemala

Raisy Senois: Periodista y escritora, Licenciada en Comunicación Social, de la Universidad O&M de República Dominicana, maestría en Periodismo de Investigación, Corresponsal de Comentarios y Variedades, Radio HIJB de Santo Domingo, presentadora del programa de TV, Reflejos con Raisy Senois, Conferencista Internacional, directora de la revista Reflejos, actualmente promocionando su libro Psicosis en Panajachel.-

 

Es mi segunda oportunidad de cubrir elecciones en Guatemala y puedo decir sin apasionamiento, que en  esta ocasión  me sorprendió ver candidatos caminando por la calle pidiendo el voto de manera casi primitiva y otros descalificados al mejor estilo de Big Brother, cada semana había sorpresas en un proceso electoral modificado a base de prueba y error.

De 23 candidatos inscritos (demasiados para mi gusto) comparados con otro patrón de conducta en Latinoamérica y el Caribe; no se diga en Norteamérica y Europa, la lista se redujo a 19 (siguen siendo muchos) pero está en ley,  el Tribunal Supremo Electoral aplicó  las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos aprobada en 2016, exigiendo reportes de gastos de campaña e impidiendo el uso de rede sociales para propaganda, aunque algunos disfrazaron  el proselitismo utilizando muros de sus adeptos con información y memes que saturaron la red, finalmente asignaron solo 8 vallas publicitarias para cada partido en todo el país; dejando fuera a los medios de comunicación que no se acreditaron en el TSE, aunque algunos acuerdos debieron ser derogados a instancias de las entidades de Prensa en defensa de la Libre Emisión del Pensamiento.

El artículo 196 de la LEPP, solo deja  “noventa días antes de la fecha en que se celebren las elecciones generales hasta treinta y seis horas antes de la elección convocada”, lo que nos libró de la saturación de propaganda como en  elecciones anteriores, pero significó menos tiempo de campaña para los candidatos y el elector no tuvo mucho información  de las opciones a elegir.

Lo rescatable de las reformas a  la LEPP, es que por primera vez se realizó el voto en el extranjero, con una afluencia apática en Los Ángeles, California, y Houston, Texas, así como en los hoteles W. New York Union Square, de Nueva York, y Double Tree, de Silver Spring, en Maryland;  pero seguramente se incrementará en el futuro.

Llegó el ansiado día 16 de junio con señalamientos de financiamiento electoral no reportado y con encuestas manipuladas por las instancias de izquierda, derecha y centro, para elegir a los sucesores de Jimmy Morales y Jafeth Cabera, 340 alcaldes, 160 diputados al congreso y 20 para el Parlacen.

Tuve el gusto de cubrir  algunos centros de votación en los cuales hubo afluencia considerable de votantes, quizá no la  esperada, pero el civismo del guatemalteco, se puso de manifiesto, irónicamente quienes más critican el proceso, aducen votar nulo o en el peor de los casos no haber actualizado su DPI, permitiendo sean otros los que finalmente decidan, para poder pasar  cuatro años más, criticando al ganador.

Hoy podría darse el dato oficial de parte de las autoridades competentes, pero con el 97 % del padrón computado, difícilmente se dé una diferencia  marcada y la tendencia a segunda vuelta señala a Sandra Torres de la UNE con 20.52% 1, 095,463 y Alejandro Giammattei  16.76% 594,306 votos, como los contendientes directos.

Ambos despiertan  pasiones encontradas entre el amor y el odio ¡inexplicable!, pues son los escogidos y ningún poder sobrehumano los obligó a votar por ellos, nosotros desde Reflejos daremos el dato oficial en cuanto el TSE lo autorice, mientras tanto les compartimos los datos computados hasta el momento y a seguir la incertidumbre que genera una segunda vuelta…

Edmund Mulet 13.20% 477,199 Thelma Cabrera 9.05% 443,134 Roberto Arzú 6.40% 260,598 dos más  lograron apena superar el 05%; arriesgando a sus respectivos partidos a desaparecer.

Les seguiremos informando, pues hasta el momento hay 2, 883 impugnaciones  evidenciando descontento en una fiesta cívica que debería reflejar lo contrario.