¡Señora de las cuatro décadas!

Silvia Alaya; Licenciada en Comunicación Social con maestría en Comunicación Organizacional de la Universidad de San Carlos de Guatemala, experta en protocolo ceremonial, en comunicación institucional y relaciones públicas, actualmente trabaja en el Viceministerio del Deporte y Recreación.-

 

Emulando al compatriota Ricardo Arjona, me congratulo de Iniciar 2019 con mis 40 recién cumplidos, en una carrera de 12 kilómetros, la del colegio de Ingenieros de Guatemala, 2,000 personas aglomeradas esperando la cuenta regresiva, el clima frio de la época acumulando vivencias con aquellos corredores que disfrutan el placer de lograr un objetivo, beneficiando al cuerpo y a su estilo de vida.
Ahora comprendo que la edad es solo un número al que no debe prestársele importancia, por eso me encanta ver a Ester Cruz que supera los 60, ella es muy reservada y respetuosa que transmite su energía, alguien digno de aplausos es José Luis Paredes Boche, quien a sus 63 años ya tiene la experiencia de Ultra maratonista, al haber realizado una carrera de 85 kilómetros trail, cariñosamente le conocemos como el “Tío” por la sonrisa sincera, son muchos los ejemplos en ese rango de edad, pero me refiero a ellos porque en una carrera en San Bartolomé ;Milpas Altas, Sacatepéquez, Ester obtuvo un honroso segundo lugar; ambos son dignos de admiración y respeto, porque atrasito suyo hemos aprendido de ellos esa pasión por devorar kilómetros.
Me llena de energía escuchar la palabra “Flechita” y les agradezco el cariño que es recíproco, el tío me dijo al preguntarle ¿Por qué le gusta correr? “el sentirme vivo”, esas tres palabras llenaron mi vida; mientras otros van en competencia insana, peleando con ellos mismos, algo muy distinto demuestra la experiencia de estos dos lindos corredores, felicitaciones por ese ejemplo a seguir, personajes así vale la pena encontrarse en ruta.
En competencia, cuando no se es élite, no es necesario contender entre los mismos compañeros, a veces de hombre a mujer, no es necesario ese desgaste no solo físico sino mental, aprovecho para recordarles a todos (incluyéndome a mí) ¡mi único rival soy yo! a menos que tengamos el nivel de los atletas altamente calificados, que de eso viven, caso contrario seamos como Ester o el Tío corramos para disfrutar la vida y nada más, si ganamos podio celebremos doblemente sino celebremos a la grande el hecho de realizar completo el recorrido, eso es lo que demuestra la calidad de cada quien…
Espero nos sigamos leyendo con más frecuencia este año, y que nos seguimos viendo en las carreras.